Blogia
Bichitos Viajeros

El Niño Inolvidable

El Niño Inolvidable
No recuerdo su nombre, nuestro encuentro fué tan efímero, y nuestra atención tan dispersa en tantos puntos interesantes en los que fijarse en aquel antiquísimo callejón de Oyantaitambo... el pueblo impronunciable de pasado legendario, presuntuoso por sus ruinas, superviviente sobre los restos de antiguos incas que interpretaron allí su maestra ingeniería acuífera, surtidora de manatiales entre viviendas, estrechas calles y su plaza.

Se acercó con su sonrisa perfecta para pedirnos una foto, -debe de tener curiosidad por verse en la pequeña pantallita, un instante de su vida congelado... como tantos otros niños conocidos en remotos lugares; que poquito cuesta hacerle feliz.- Todo eso pensé.

¡Click!

...y me acerqué a él con la cámara girada, entoces era yo quien dibujaba una sonrisa, y le miré a los ojos esperando su reacción cuando observara su digital y ya caduco reflejo.
...y se acercó él a mi, con la mano extendida, la palma hacia arriba y ahuecada, como queriendo confirmar si había empezado a llover.

- ¡Págueme señora! replicó.

No tardé nada en comprender, casi ni se notó el instante de duda y confusión, con naturalidad le pagué... aquel era un niño distinto.

Era un profesional, ¡Era un modelo!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

BICHO -

jua, juaaaa.... como para olvidarlo Blas, para ese reservo un video en youtube!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

BlasFT -

..... Y luego vino el niño cantor o cantaor ¿o no os acordáis?.

Sandra -

¡Pues claro!, no te creerás que el disfraz de niño humilde y la sonrisa tierna de la infancia la consigue cualquiera. ¡La experiencia y la profesionalidad! A saber cuántos castings habrá pasado ese niño hasta convertirse en una estrella de las pantallas incas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres